Noticias

Los 3 mejores mercados de Barcelona

Los 3 mejores mercados de Barcelona

JULIO 2018

En cualquier ciudad, el mercado es un centro neurálgico y toda la vida social se articula en gran medida alrededor suyo. Los mercados han representado un elemento de prestigio para cualquier social o cualquier barrio. Además de haber conectado regiones, sabores y gentes de todo tipo, también han configurado el calendario y el ritmo de vida de siglos de civilización.

Barcelona, en este respecto, puede presumir de contar con una variada red de mercados que además son piezas ilustres del tesoro arquitectónico de Barcelona. Entre los varios mercados en activo de Barcelona destacamos 3 mercados: el mercado de Sant Antoni, el mercado de La Boquería y el mercado de Santa Caterina. BusPlana recomienda visitar estos tres mercados a cualquier foodie-lover o amante de la arquitectura moderna.

A pesar de que los tres mercados se encuentran muy cerca, sus visitantes harán un viaje en el tiempo por la arquitectura barcelonina: desde un modernismo moderado hasta el modernismo catalán más reconocible y un ejemplo de arquitectura contemporánea.

El Mercado de Sant Antoni fecha de 1882 y es obra del arquitecto Antoni Rovira i Trias. Está construido sobre una planta de cruz griega y está mayoritariamente construido en madera (motivo por el cual se degradación fue mayor). Estuvo cerrado desde 2009 a causa de su restauración y reabrió majestuosamente sus puertas en 2018.

El Mercado de La Boquería, el más grande y variado de Cataluña, fue construido antes que el de Sant Antoni. Sin embargo, su seña de identidad, su arco frontal y su techo metálico fueron terminados en 1913, en pleno auge modernista. La Boquería es un must para el visitante en el centro de la ciudad pues se encuentra a 5 minutos de la Plaza Cataluña y las Ramblas. Además de encontrar productos locales y exóticos, muchas paradas ofrecen la posibilidad de comer y degustar la amplia variedad de alimentos ofrecida.

A pocos minutos, en el Barrio Gótico, se encuentra el Mercado de Santa Caterina. Este colorido mercado fecha también de mediados del siglo XIX, pero no tuvo tanto recorrido como los otros dos. En 1988 fue parcialmente reconstruido, pues se encontraba en mal estado y en 2002 se construyó el nuevo techo. Éste reproduce formas ondulantes naturales con piezas cerámicas de colores. Un homenaje al trencadís gaudiniano y a los colores y formas del antiguo edificio.

SÍGUENOS TAMBIÉN EN LAS REDES SOCIALES